top of page

Los 8 beneficios de la lectura




Llevamos vidas rápidas, eso es un hecho. Vamos corriendo de aquí para allá, sin apenas tiempo para dedicarnos a nosotros mismos. Trabajos, estudios, niños, quehaceres, nos mantienen en vilo todo el día. Es por ello que, cansados tras un día duro, es natural que busquemos pequeños placeres que nos reporten satisfacción, alivio, y un momento de intimidad. Desde siempre, la lectura ha ocupado un lugar primordial dentro de estos placeres. Todos sabemos lo reconfortante que es abrir un buen libro, sentarnos cómodamente, y sumergirnos en mundos ajenos y distantes que nos transportan a lugares ignotos sin movernos de nuestro sillón.


Sin embargo, el saludable hábito de la lectura se está viendo relegado a un segundo plano, suplantado por nuevos placeres, más inmediatos, más pasivos, menos esforzados. No se ha perdido, y aunque está demostrado que quienes leen, lo hacen en abundancia, es una realidad que ha perdido seguidores.


Y es que es difícil competir contra un sinfín de estímulos inmediatos y de fácil cobro. Ver un capítulo de Netflix, jugar a un videojuego, o chatear en Whatsapp implica un esfuerzo nulo, y una exigua participación. La satisfacción que las pantallas, medios de comunicación y redes sociales nos otorgan es automática, visual y creada con el objetivo de entretener.


El libro sin embargo requiere de nuestra colaboración, nuestra atención y nuestra imaginación. Aunque para mucha gente esta trinidad no representa esfuerzo alguno, para muchos otros supone una barrera infranqueable.


Pero la lectura es algo único, es una tradición tan adscrita a la civilización humana y a su cultura, que posee en sí misma rasgos de incalculable valor. ¿Cómo íbamos a olvidarla?

Leer es mucho más que entretenerse; es aprender, es pensar, es imaginar, es alimentar el cerebro y sus muchas conexiones neuronales. Leer otorga unos beneficios que ningún otro entretenimiento puede,¡ y además de forma divertida!

Veamos algunos.


1- Pone a trabajar el cerebro.


Leer pone en marcha, activa y lubrica el engranaje de nuestra maquinaria mental. Nos anima a pensar, a dilucidar, a resolver tramas y a realizar cálculos. Es una de las actividades que más estimula nuestra red neuronal, con lo que ello significa; nos hacemos más astutos, más agudos y más espabilados.


2- Nos hace más sabios.


Esto es evidente. No importa el tipo de libro que tengamos en nuestras manos, ya puede ser una novela de entretenimiento ligero, ya el ensayo más complicado jamás escrito, un libro nos proveerá innegablemente de conocimientos nuevos. Leer mucho nos hace más sabios, nos otorga nuevos temas de conversación, e incrementa nuestra cultura.


3- Enriquece nuestro vocabulario.


Cualquiera que esté acostumbrado a leer, será capaz de escribir con cierta soltura, hablar con propiedad, y desenvolverse sin ningún problema en sus conversaciones. El simple hecho de leer nos acostumbra a la palabra escrita, y de forma pasiva, enriquece nuestro vocabulario.


4- Estimula la neurogénesis.


Los estudios científicos ya han superado de sobras la arcaica idea de que nacemos con un determinado número de neuronas, y que a medida que vivimos, éstas van muriendo poco a poco. Hoy se sabe que la neurogénesis es un hecho irrefutable. Llevando a cabo determinadas conductas, hábitos de vida, o consumiendo ciertas sustancias, nuestro cerebro es plenamente capaz de crear nuevas neuronas. Pues bien, una de las actividades que estimulan esta neurogénesis es la lectura. Al leer, obligamos a nuestro cerebro a generar nuevas sinapsis, circuitos neuronales, y lo estimulamos para generar nuevas neuronas.


5- Previene enfermedades neurodegenerativas.


Este punto enlaza con el anterior, siendo su obvia consecuencia. El hábito lector no sólo nos hace más listos y sabios, nos otorga cultura y conocimientos, y estimula nuestro cerebro, sino que además previene enfermedades tan terribles como el Alzheimer o la demencia.

Al crear nuevas conexiones neuronales, fortalecer el centro de la memoria y generar nuevas neuronas, nos encontramos mucho más protegidos de los temidos efectos degenerativos que la edad, y los malos hábitos, acostumbran a causarnos.


6- Es como regresar a clase.


Leer puede enseñar tanto o más que acudir a un centro docente. Cuando un lector toma una obra, lo hace porque se interesa por su contenido. Al unir este interés, a los valiosos conocimientos del ensayo que ha elegido, el resultado es que aprende casi sin darse cuenta.

Hoy en día, casi cualquier disciplina está ampliamente tratada en multitud de manuales. Los mejores profesionales de cada sector, imprimen en unas cuantas páginas, el conocimiento de largos años de estudio y trabajo. Por el precio de un café y una tostada, podemos aprender a programar, a entender el arte, a gestionar nuestros recursos económicos, a mejorar nuestra calidad de vida, o incluso a solucionar nuestros problemas emocionales. ¿Qué más se puede pedir?


7- Potencia nuestra creatividad e imaginación.


Leer nos catapulta a las estrellas. Nos hace viajar a lejanos mundos, a conocer amigos y a amar profundamente tanto a historias como a personajes. Ni la mejor película de Hollywood puede igualar lo que la imaginación de un lector crea para sí mismo. No hace falta apuntar lo que esto puede representar para su mente creativa.


8- ¡Es extremadamente divertido!


Este beneficio era evidente, pero no por ello había que ignorarlo. Leer es entretenido, es divertido, y puede ser tan cautivador, emocionante y trepidante, como la vida misma. Leer desata en nosotros toda suerte de emociones.


Ya has visto lo mucho que puedes ganar si te acostumbras a leer. ¿Por qué no empiezas hoy mismo? Elige un buen libro, reserva tu espacio y sumérgete en las aguas de la palabra escrita. Déjate llevar por las musas y prepárate para el viaje.

Te aseguro que será movido.


Alma C. Mínguez Herrera






18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page