top of page

Descubre tu talento

Todo el mundo posee numerosos talentos. Normalmente se encuentran escondidos o adormilados, huidizos de fama y renombre, temerosos de salir a la luz por si no dan la talla.

Los talentos son dones, regalos que la vida nos ha proporcionado, y que suelen ir de la mano con nuestras pasiones y esperanzas.


La sociedad y el transcurso de los acontecimientos tienden a doblegarlos y hacerlos pequeños, diminutos recuerdos de quienes somos, socavados por el transcurrir de la vida y sus obligaciones. Asuntos más prácticos y presuntamente más lucrativos, los esconden y marchitan. ¡Qué tristeza!


Porque los dones y talentos son la fuente de la inspiración y del regocijo. Son la ilusión y la infancia reencontradas. ¿Por qué no habrías de cultivarlos? ¡Son tuyos por derecho propio!

Busca tu talento, descúbrelo y atesóralo, pero no para esconderlo lejos del mundo, sino para abrirlo como una flor. ¡Para compartirlo y expresarlo sin mesura!


Tu talento puede ser cantar, escribir, danzar, crear esculturas de arena, elaborar enigmas, solucionar complicados puzzles, comunicar...la lista es tan infinita como seres humanos y aún mucho mayor. Es la chispa que late dentro de ti, pugnando por emerger y eclosionar, por germinar y multiplicarse.


Olvida al mundo, escucha a tu corazón.


No importa lo que digan los demás, lo que se supone que debas hacer con tu vida, o la trayectoria que te precede. Tú sabes perfectamente qué es aquello que te llena, que te motiva, que pica dentro de tu pecho mientras trata de abrirse paso. Ignora el desaliento, las preocupaciones y las dudas. Dale salida a tu sueño, sin importar lo que diga el mundo.


Cultiva tus dones y talentos.


Un don es un regalo, así que no lo desperdicies. En lugar de arrinconarlo, comienza a explotarlo en la medida que te satisfaga, te llene y te complete. No lo hagas por imposición, sino porque su llamada surja como una ráfaga de viento en la tormenta.


Inspira al mundo con tu gracia.


Trabajando tus dones y talentos, olvidando los obstáculos que te impiden florecer, lograrás inspirar al mundo. Tienes tanto que ofrecer, que ni siquiera te das cuenta. ¡Úsalo! Todo tu entorno se verá encumbrado de dicha si les regalas tus dones, si les alientas a explorar los suyos propios.


Estás en esta vida para aprender, para cultivarte y para evolucionar. No postergues más tu crecimiento. Descubre tus dones y tus talentos.


Alma C. Mínguez Herrera.



33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page